La prensa escrita es un arte en peligro de extinción. Con la llegada de Internet los medios de comunicación han tenido que adaptarse a las nuevas tecnologías para no desaparecer. Ya no solo participan en las redes sociales, sino que algunos periódicos, como El País, han desarrollado sus propias aplicaciones con el objetivo de mantener mejor informados a sus lectores.

Por ejemplo, en las elecciones generales del 20D, este mismo medio de comunicación, ofreció al público indeciso una app a partir de la cual, tras haber respondido a una serie de cuestiones, le indicaba qué formación política era más afín según sus respuestas. ¿Qué pretenden con esto los periódicos? Principalmente, buscan nuevas herramientas por las que llegar a los públicos emergentes que se encuentran en la red: jóvenes que conforman las ya bien conocidas Generación Millenial y Generación Z.

La doctora en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, Mª del Carmen Fernández Chapou, en su ensayo “La prensa de papel frente a los nuevos medios: revisión crítica del futuro del periodismo” publicado en Sala de Prensa, explica que “la tendencia en la información ha apuntado cada vez con mayor ahínco hacia la comercialización, la banalización y la homogeneización”.

Cifras de la caída de la prensa escrita

Los datos recogidos por la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) muestran la caída de las ventas de la prensa escrita de El Mundo, El País. ABC y La Razón, cuatro de los grandes periódicos nacionales.

La noticia recogida en prnoticias expone que Unidad Editorial es la más afectada: sus ventas se desplomaron un 17% respecto al mes de junio del año anterior, pasando de 87.209 a 72.414 ejemplares vendidos. A estas cifras tan desalentadoras se les une el ERE que sufrió el grupo de comunicación durante este mismo período

imagen-principal-prensa-escrita

Por su parte, El País, a pesar de mantenerse en primer puesto como el diario más vendido, registró también una caída del 12,7%. ABC también ha sufrido las consecuencias del declive de la prensa escrita vendiendo un 14,2% menos de ejemplares. El menos perjudicado ha sido el periódico La Razón cuyas ventas se han contraído solo un 7’4%.

Por ende, los datos de difusión recogidos por la OJD reflejan a su vez un descenso en relación a los números del sexto mes de 2015, aunque su caída no haya sido en picado como en el caso de las ventas.

¿Conclusión? El papel no está de moda y el mundo digital manda. Pero, es importante señalar que sin un contenido de calidad, que no sea calcado y copiado de las notas de prensa que sacan las agencias de comunicación, la esperanza de vida de la prensa escrita no se mantendrá, y mucho menos se alargará. “Los datos arrojados en los últimos tiempos apuntan (…) hacia una crisis de lectura y de credibilidad en el periodismo escrito que lo sitúa en una posición en la que necesita reencontrarse a sí mismo”, reflexiona la doctora Chapou.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This