Hace un tiempo escribíamos desde Jaque Asesores para otra plataforma online sobre el modelo de comunicación del Real Madrid. Y lo hacíamos como referencia de un modo de hacer las cosas, singular, que acompañaba a un planteamiento deportivo que, hace ya un par de años, empezaba a apuntar, de nuevo, exitoso. Recuperamos aquellos argumentos porque, hoy más que nunca, siguen en plena vigencia y, especialmente de actualidad, tras la última temporada realizada por el club de Concha Espina, plena de triunfos memorables.

Decíamos entonces que no es fácil diseñar una estrategia de comunicación desde clubes como Real Madrid o Barcelona que sustentan sus dinámicas de trabajo en la contratación de jugadores multimillonarios, grandes presupuestos, estadios colosales, la excelencia en la gestión, etc. Hay mensajes emocionales, mucho más vendibles, que desde equipos más pequeños, en presupuesto o potencial futbolístico, reivindican la revolución de los modestos, la necesidad de creer en milagros, en el ejemplo de David contra Goliat, etc.

Resulta muy interesante, por ejemplo, repasar los mensajes de Florentino Pérez, el presidente, del Real Madrid, que basa su comunicación en frases como: “El Real Madrid es el mejor club del mundo”, “Nuestro objetivo es la excelencia”, “Vamos a construir el estadio más espectacular de los que existen en la actualidad”… Una comunicación, posiblemente, eficaz para sus acólitos, pero que, también probablemente, puede despertar recelo entre los que no lo son tanto.

En este contexto, muchos periodistas (representando, sin duda, el sentir de una parte de la opinión pública), desde que Florentino Pérez llegara al poder en el Real Madrid han tratado de poner en cuestión esta política de comunicación, que puede ser tachada, en ocasiones, de soberbia o prepotente.

En sus primeros años, el presidente del club merengue contó con un portavoz magnífico para explicar el contenido de esta estrategia, Jorge Valdano. Después, llegó Mourinho y las cosas cambiaron un poco…, hasta el punto de provocar la “salida” de Valdano. Con todo, hoy en día merece la pena recuperar imágenes (vídeo) como las que os adjuntamos, en donde el por aquel entonces portavoz de la “Casa Blanca” hacía un ejercicio impecable de comunicación y, vía storytelling y mensajes estudiados y preparados al milímetro, justificaba toda la estrategia empresarial del Real Madrid. Del club grande, con mayúsculas, del rico y poderoso…

Discutibles o no los argumentos, este vídeo de Jorge Valdano nos parece un excelente ejemplo del ejercicio de la portavocía, y por supuesto de un argumentario corporativo, y refleja un modelo que hoy en día sigue imperando en la “Casa Blanca”, y por lo visto esta temporada, con notables éxitos.

Muchas veces, el management y la comunicación van de la mano, y el Real Madrid es un buen ejemplo de ello. Jorge Valdano ya no está en la casa, pero el discurso se repite. Un discurso que emana de una única fuente: Florentino Pérez, que se limita a explicar que aprendió esta forma de hacer las cosas de Santiago Bernabéu y de Alfredo Di Estéfano y que ésta es la esencia del Real Madrid.

Audio de Valdano argumentando la explicación en inversiones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This