La comunicación empresarial e institucional exige de buenos portavoces capaces de transmitir los mensajes de interés para las organizaciones. Hay personas que nacen con un talento natural para la comunicación, pero ese talento hay que potenciarlo con entrenamiento, y más si cabe en aquellos casos en donde las dotes no son innatas. Son diversas las características que deben reunir los que calificamos como expertos portavoces: autoridad, credibilidad, autodominio…

 

Hoy nos vamos a centrar en una muy concreta: la capacidad de divulgación, uno de los atributos de los que suelen hacer gala los buenos portavoces.

 

No cabe duda de que uno de los valores a destacar en un buen comunicador es su capacidad de divulgación y de llegar con claridad al destinatario. La comunicación se fundamenta, no tanto en emitir mensajes, sino que éstos sean recibidos, y comprendidos, por sus destinatarios.

 

De ahí la importancia de conocer las claves de la articulación, eficaz, de los mensajes, que implica muy diversas virtudes: claridad, concisión, sencillez y brevedad. Objetivo, extraer lo fundamental del conjunto del discurso que podamos tener en la cabeza, sintetizarlo, estructurarlo de una manera atractiva, y lanzarlo a la audiencia con el desafío de que despierte el interés de los públicos objetivo. 

 

Y para ello resulta capital exponer los temas de una manera accesible a todos los receptores que nos interesan “poniendo -como subrayan conocidos expertos en materia de comunicación- las cosas al tamaño del hombre”, es decir, eliminando lo complejo, subrayando lo sustancial, seleccionando el lenguaje adecuado y, divulgando, explicando los temas de una manera comprensible al común de los ciudadanos, para despertar opiniones o reacciones. Solo de esta manera estaremos practicando una comunicación eficaz.

Para poder comunicar con precisión de forma accesible a los públicos objetivo, resulta fundamental dominar el tema a tratar con gran rigurosidad y en sus aspectos más complejas. La tarea del portavoz será precisamente esa, y de ahí su mérito, extraer el “grano de la paja”, elegir la terminología adecuada, estructuras los mensajes de una forma coherente y comprensible y, algo muy importante, poner ejemplos, y aportar datos reveladores, que faciliten la percepción de los contenidos.

 

Son muchos los ejemplos que se pueden exponer, pero un político que ha destacado siempre por saber explicar sus mensajes, con claridad y sencillez, a la audiencia es el ex presidente del Gobierno, Felipe González. Aquí adjuntamos una muestra de su habilidad para explicar los asuntos de interés de una forma clara e interesante, con independencia de su complejidad. Y sin entrar en valoraciones ideológicas, tan sólo para poner el acento en la capacidad divulgativa de un portavoz.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This