Uno de los rasgos que caracterizan a las personas que conviven en sociedad es que consumen, y ese consumo va desde lo básico (comida, agua, ropa…) hasta otros bienes y servicios más secundarios, como ir a restaurantes, al cine, tener el último modelo de un teléfono móvil, etc. Y los consumidores, desde el principio de los tiempos, se dejan llevar por la vista: lo que más les atraiga (y esté al mejor precio) es por lo que se van a decantar.

Por eso las grandes, medianas y pequeñas empresas (PYMES) se enfrentan a una misión complicada cuando intentan posicionarse por encima de otras marcas e impactar a su público objetivo durante el tiempo suficiente como para que decida llevarse su producto y no el de la competencia.

¿Y cómo conseguir diferenciarse y clavarse en la pupila del consumidor? A través de un elemento identificativo que refleje la identidad de la organización, eso es, usando un buen logotipo. Este debe conectar con la gente siendo fresco y atractivo, de esta manera evitará caer en el olvido y que pase desapercibido en las estanterías o en las vallas publicitarias.

Cómo debe ser un logotipo

Con independencia de que un logo esté formado por un símbolo, una cifra o una letra, lo que de verdad importa es que sea único y simple. Cuanto más sencillo y más limpio sea más fácil será que los consumidores lo retengan, lo identifiquen y lo distingan de otras marcas,  de esta manera aumentará la competitividad del negocio. Como decía Scott Bedburry, “la relevancia, la simplicidad y el humanismo distinguirán a las marcas del futuro”.

Los expertos en diseño gráfico advierten que una mala gestión del logotipo puede suponer el fracaso estrepitoso de una marca al no transmitir correctamente su identidad. Por eso es tan importante contactar con una empresa especialista en branding que conozca el mercado, que se sumerja y que determine cuál es la mejor forma de llegar al consumidor a partir de un logotipo.

startup-photos

 

¿Por qué contratar a una empresa externa? Una persona ajena al negocio tendrá una visión más amplia del producto y de los servicios que ofrece la PYME y será capaz de abrir los horizontes de la misma. Conocer las últimas tendencias es parte de su trabajo, estar al día de las novedades dentro del marketing se convierte en su pan de cada día, por ello aportarán frescor e innovación cubriendo siempre las necesidades del cliente.

Por muy bien que se conozca un negocio, es importante saber delegar, y la creación de un logo es una labor tan relevante que debe confiarse a personas con experiencia que sepan transmitir los valores, objetivos y misión de una empresa de forma visual.

Programas para crear logos

Pero si tu presupuesto es muy limitado y por mucho que quieras no puedes permitirte un gasto como este, te vamos a dejar dos programas para que diseñes tu propio logo por poco dinero, aunque ten en cuenta que las plantillas disponibles las han podido utilizar otras empresas de tu sector y que tu identificación puede confundirse.

En primer lugar, hablamos de LogoMaker, un programa en el que encontrarás más de 10.000 iconos e imágenes que puedes modificar (color, tipo de letra, símbolo…) y que puedes descargar de forma gratuita para web, aunque si quieres una versión de alta calidad para tarjetas de visita puedes pagar 50 dólares y ya lo tienes.

Y, como alternativa, en caso de que tengas en mente ya un logo, puedes utilizar Adobe Illustrator. Permite crear desde cero todas las formas y controlar cada aspecto del logotipo. Es un programa un poco complicado de utilizar, te recomendamos que veas tutoriales, ya que tiene la ventaja de que podrás usarlo posteriormente para otros trabajos (como crear infografías con gráficas para las presentaciones a tus clientes).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Share This